(Ubicación actual: www.pedrotecnologo.zz.mu/Canarios.htm)
Presentación >> Artículos >> Canarios (artículo general)

Volver a Artículos

ARTÍCULO SOBRE LOS CANARIOS

(es estimado)30 min
Preparar informe para impresión
TIEMPO DE LECTURA
VERSIÓN PARA IMPRIMIR

OPINIÓN EN CIAO

Piolín te recomienda que visites volando 'El blog de Valfri: diario de un canario' (silvestre o serín canario de monte).Abajo

Página de un buen amigo: "El Blog de Valfri"


CONSEJOS PARA SU ADIESTRAMIENTO (Etología)

LA ALIMENTACIÓN DEL CANARIO (en formato Word, desconozco la fuente)



MI CANARIO SILVESTRE "EL INMORTAL"



INTRODUCCIÓN

   En primer lugar, el motivo que me ha decidido crear esta sección es mi pasión por los Canarios. Al igual que hay mucha gente que ama a los perros, los gatos, o cualquiera que sea su mascota, a mi me gustan los Canarios. Son unos seres vivos muy pacíficos (en principio), reservados y desconfiados; pueden salir valientes o asustadizos, eso lo dirá la genética, pero lo divertido de ellos es que son entretenidos, resultan como un adorno animado en la casa, cuando uno está aburrido. Es uno de mis hobbies, y no por ello debería estudiar Veterinaria, de hecho, no me interesa esa carrera, por motivos que no vienen a cuento decir. Al principio no me llamaban en absoluto la atención, pero todo empezó cuando un amigo me regaló un Canario, que es el de la fotografía. A partir de ahí, me interesé más por su vida, su adiestramiento y cuidado, cría, enfermedades, etc., tanto que acabé comprándome un pequeño libro, muy completo, que explica todo muy bien (recomiendo que compren uno, da igual cuál sea, el caso es informarse, pero que esté además bien ilustrado como el mío se agradece). El Canario lo tuve desde los inicios de 1993 y lo perdí el 2/09/2002. En el libro se explica que hubo un caso extraordinario de un Canario que llegó a vivir 23 años, y cantando hasta el final, según cuenta el autor, que había leído en una carta recibida de una aficionada, a la cual preguntó si estaba segura que no se equivocaba, pero le dijo que no, que estaba totalmente segura -contestó- ya que según ella había comprado el Canario un año antes del nacimiento de su hija, luego por parte suya dice la verdad. Pero lo normal es que vivan 10 o más años cuidándolos bien. Todo depende del trato que se les dé, su higiene (hay Canarios que les encanta darse un buen baño en agua tibia, ya sea en una pequeña bañera, o salpicando con fuerza en el bebedero desesperadamente y sacudiendo el pico a ambos lados), su buena alimentación y su entorno. Actualmente tengo 2 canarios: una hembra amarilla de 4 años y un macho verde de la misma edad, pero aunque congenian, no lo hacen para la cría.

Ampliable

   Da pena ver cómo en mi barrio viven multitud de Canarios en jaulas muy pequeñas al lado de las ventanas (que lo mismo les está dando el sol directamente durante muchas horas del día, así que luego pasa lo que pasa), que apenas se pueden mover (lo justo), parece mentira que la gente sea tan cruel y despreocupada. Algo muy importante es que no se debe fumar en la misma habitación en la que se encuentra el Canario, es muy perjudicial para su salud, y acorta considerablemente su período de vida, por lo que se recomienda al menos dejar de fumar donde éste se encuentre. Lo mismo que también aconsejo renunciar a una salida nocturna o excursión de fin de semana (o ausencia de casa en períodos prolongados) si el Canario requiere tratamiento veterinario (sin pensar en los gastos que esto reportaría), al precisar de constantes cuidados si éste estuviera enfermo.
   En este TEST puede uno saber si está preparado para afrontar el cuidado del pájaro, siempre y cuando todas las respuestas sean un rotundo "SÍ" (con franqueza y objetividad). De lo contrario, será mejor que se olvide de comprar un Canario, ¿para qué lo va a hacer sufrir y que su vida sea más corta? Sé que tomar todas las precauciones a lo mejor no es muy fácil, pero teniendo unas mínimos cuidados es posible que el Canario esté sano y viva con alegría. Las tareas cotidianas son las que pueden suponer una carga para el lector. Los Canarios son sensibles a los cambios bruscos de temperatura, además de los vientos y días de tormenta. La ubicación del Canario no debe contener abundancia de polvo, y lo mejor para él es la temperatura ambiente normal. El Sol les viene bien (porque adquieren vitamina E, para que los huesos se mantengan fuertes, y no padezcan de reumatismo), pero no en exceso, por lo que en días calurosos no deben darle los rayos del Sol directamente. Tomando estas precauciones es posible que un Canario alargue su vida más de lo previsto y que se evite uno de tomar disgustos pronto. Para evitar que el Canario se debilite (y por ello le impida cantar) lo mejor es evitar las variaciones bruscas de temperatura (que en invierno se airee la habitación un largo rato y luego se vuelve a calentar fuertemente, eso es malo). Además, las causas de muchas muertes han pasado desapercibidas y todo porque no se comprobó el estado de la cloaca a tiempo, que cuando observamos que un Canario está triste es bueno con regularidad verificar dicha zona, porque puede estar obstruida y estar sufriendo el pobre animal, al estar muy agobiado y verse muy apurado (con grandes dificultades) para expulsar sus excrementos. Es posible que en la mayoría de los casos el excremento adherido se pueda liberar sin mayor problema ni hacer ningún daño en la cloaca, pero si estuviera fuertemente adherida, habría que suavizarlo primero con mucha paciencia, y si es necesario se deja algo de tiempo o se acude a un especialista que seguro lo hará mucho mejor que nosotros (y no digo que siempre tenga que ser alguien que te cobre como un veterinario sino un experto en este tema como puede ser un canaricultor veterano). Pero si te atreves, puedes utilizar un bastoncillo de algodón y agua templada (que no queme tampoco) y con mucho cuidado y delicadez ir retirando esos residuos. No pierdes nada con intentarlo siempre que lleves mucha precaución en no apretar con fuerza de más para no lastimarle.
   Como supongo que sabéis se llaman así porque proceden de las Islas Canarias (no es cuestión de enrollarme), y tienen su larga historia, puedo decir sobre ella que ya en la Edad Media los comerciantes ricos y nobles solamente se podían permitir el lujo de tener un Canario (debido a los precios elevados que daban por ellos), que mantenían en hermosas jaulas, a veces incluso doradas. Los monjes también se dedicaban a la cría de Canarios en los conventos, y aunque lo hacían por placer, sobre todo por motivos comerciales, y desde entonces se han distribuido miles de Canarios a lo largo de los años por diversos países de Europa. Esto es un resumen de su historia, es curiosa. De todas maneras si a alguien le interesa, se la puedo enviar por correo electrónico, extraída del libro que mencioné.
   Un Canario, a diferencia de un perro, por poner un ejemplo, no requiere mucha responsabilidad (se nota que no soy partidario de tener perros, sobre todo en un piso), tan sólo acordarse de cambiar el agua a diario y en su caso añadir alpiste a los comederos, así como es bueno echarle hojas de lechuga lavadas concienzudamente (y secas mejor), fruta fresca, etc. Lo importante es que tenga una dieta equilibrada, no hincharle a golosinas, ni darle chocolate ni comidas saladas (eso sí es perjudicial para su salud, lo dulce le pone obeso que también es malo, y todo lo salado es muy desfavorable). No es que esté yo obsesionado ni mucho menos, pero la pura verdad es que la mayoría de la gente que por primera vez se enfrenta a su pequeña mascota, no está preparada bien ni se preocupa de forma adecuada por su buen estado. Un pequeño despiste o detalle (la falta de limpieza, olvido, ausencia durante muchas horas fuera de casa) puede producir una triste noticia, así que, todo se puede evitar, siempre y cuando esté el dueño dispuesto a ello. Puede salir más o menos asustadizo dependiendo del entorno, pero también del propio Canario. Lo bueno es que hay disponibles diversos colores muy bonitos, a gusto del consumidor. Realmente, si se les llega a comprender a los Canarios, pueden llegar a resultar muy simpáticos. Ahora, en tus manos queda su vida, y en gran parte depende de ti su longevidad y que se sienta a gusto contigo.

SOBRE MI CANARIO Y SUS APTITUDES. CONSEJOS IMPORTANTES

   Cuanta más espaciosa sea la jaula, mejor (dentro de lo posible), aunque siempre cantará más en jaulas pequeñas. Siempre es bueno, que con las cortinas echadas, ventanas y puertas cerradas se deje volar libremente durante un rato al Canario por la habitación, ya que de esa forma ejercita sus huesos y se siente más sano y fuerte. Estos han sido algunos consejos que he recordado del libro y he considerado poner. Como de esto se puede escribir mucho, lo mejor es comprarse un libro específico de Canarios, donde si es posible hable de su adiestramiento, alimentación y enfermedades.

   Pasamos ahora a hablar de mi Canario. Lo que no es normal en él es que sea tan atento conmigo, es como si hubiera salido "superdotado". Al principio como todos tuvo que adaptarse al medio que lo rodea, hasta conocer el terreno, y perder un poco el miedo. Por cierto, el nombre científico de mi especie de Canario es Serín Canario de Monte o también llamado Canario Silvestre. Lo tengo grabado con mi webcam desde el ordenador y sin él. Prácticamente hago lo que quiero con él. Tampoco se escapa, lo cual sabe de sobra que no le interesa, al no convenirle el ambiente externo, y sabiendo lo bien que le cuido y que tiene todo lo que le apetece en mi hogar. Es cierto que en el exterior no les espera nada bueno, pero también puede llegar a ser peor si no se preocupa uno de cuidarlos de manera apropiada (si nos pusiéramos en su lugar, nos daríamos cuenta). Por eso, lo puedo tener en la repisa de la ventana tranquilamente y él solito se mete hacia dentro de mi casa. Vuela bastante para la edad que tiene, se cambia de hombro si así se lo indico, que se vaya a su jaula también, que vuele a mi hombro o a mi cabeza. También entra a su casa automáticamente, sin que yo le diga nada, cuando se ha cansado de estar fuera, o sea, que se podría decir que sabe latín. No lo vendería por nada del mundo, porque ya sabes que cuando le coges cariño a una mascota, jamás la venderías, aparte de que sirve para hacerte compañía y olvidar parcialmente las penas. Claro, todas estas peripecias, como es lógico sólo me las hace a mí, porque a quien resulta desconocido, puede reaccionar bien subiéndose al dedo como mucho, pero ya está, puede durar más o menos dependiendo de las circunstancias, pero nada más. Lo último que me ha hecho, y que resulta muy chocante es cantarme en mi dedo o al resto de pájaros en el balcón (es la envidia del vecindario creo yo) con una tranquilidad pasmosa, como si estuviera en su hábitat en una rama fresca, supongo que será que como sabe que está con su dueño se siente seguro, pienso yo. O si no, cuando le gusta meterme el pico entre los dedos, cuando los pongo entre los alambres de la jaula (entonces se me acerca) en forma de pinza, resulta gracioso. Por supuesto se vuelve loco de contento, aleteando (vamos, que le faltan alas para acercarse a verme) y saltando sin parar todo contento cuando simplemente me ve o cuando voy a ponerle la comida, era el único que se comportaba de esa forma, claro que todos se me subían al dedo, algunos acuden a mi hombro o cabeza (se piensan a lo mejor que es el nido, o se sienten más seguros), o salen a la puerta de la jaula si se la abro, y de ahí observan el panorama, hasta que se deciden en salir o en permanecer en la puerta simplemente hasta que se cansen. Sin embargo, ninguno hace tantas cosas como éste, y se nota la diferencia a simple vista. Lo que hago con el canario a veces de hace tiempo para que se entretenga un rato, al permanecer estable en mi dedo mientras divisa el panorama por la ventana, es que lo pongo a cazar moscas en el cristal, las persigue también con la mirada. Para ello soy yo quien le facilita el movimiento, pero sin cansarle ni marearle porque algunas entre que vuelan y son muy rápidas no hay manera y me las tengo que cargar yo al final, pero cuando hay suerte y a una le da por pararse, quizás debido a la fatiga o por curiosidad de su instinto animal, en el momento que se descuida, el canario hace como que no la ve casi haciéndose el tonto y remolón primero, mirándole de perfil cuando gira su cuello para apuntar mejor y calcular su objetivo (el ángulo para hacerse con él) al mismo tiempo que le sirve para disimular (aunque no sea intencionadamente) para no atemorizarle demasiado en esas décimas de segundo de decisión. Y en el momento que detecta que ese "punto raro y móvil" se queda más tiempo quieto de lo normal en su punto de mira (insisto, todo ello en décimas de segundo) -que no es otra cosa para él que un alimento al ser un insecto-, pues aprovecha para girar el cuello de repente y lanzarse a capturarlo, ¡zas! en un santiamén. Y anda que no atina bien en la caza con lo fino que es, hace mucha gracia la verdad, me deja el cristal limpio si le doy como mucho 2 hormigas de ésas. Por lo que transcurrido ese tiempo de intento de caza, finalmente logra engañar al insecto y se sale con la suya casi siempre, lo captura al instante con su pico y bien derecho al grano que va (como si fueran semillas de alpiste), casi atravesándole el corazón, y visto y no visto. Al principio puede costarle un poco, ya que hay que reconocer que es difícil, pero al final le deja que se confíe el tiempo justo aprovechando sus paradas momentáneas. Es muy estratégico este canario e influye también su vista tan aguda como la inmensa mayoría (los que tienen flequillo, que es otra especie, la Gloster fancy corona). Y por supuesto, para que no se le olvide esa destreza y no pierda la práctica de confianza conmigo, después le recompenso con una hoja de lechuga como muestra de felicitación. Otra destreza que hace el canario es que es muy ogro comiendo y muchas veces se lleva cogido del pico un trozo de pan y se lo lleva saltando hasta un rincón donde tenga intimidad y pueda comer tranquilo. Además que se encarama cuando le voy a poner comida y me canta como un desesperado. Como para no tenerle cariño. Nunca juntar con un gato porque siempre la tendencia será a que vaya a por él, aunque sea jugando y no pretenda herirlo con las garras. Son incompatibles en principio.

Un 'Serín Canario' (nombre científico) o Canario de Monte, tal y como se puede encontrar en estado silvestre en las Islas Canarias.

   Los Canarios suelen acostumbrarse a descuidos habituales del dueño así como a los horarios que se intuyen cuando uno vuelve a casa del trabajo o va a darles de comer. De naturaleza ya son de por sí inteligentes: fíjate si son listos que hasta los dos Canarios que tengo en la actualidad usan dos dedos de mi mano dispuestos en forma de pinza, con los que cogiéndole el pico, les sirve como punto de apoyo para balancearse en su columpio, y por otro lado, cuando presienten que se les va a caer del pico un trozo de comida, antes de que otro se lo quite, lo que hacen estos dos mansos es bajarse al suelo, para tener controlado el objetivo, arrinconándose para no perderlo de vista ni que nadie se lo robe. Pero pueden incluso desarrollar su inteligencia aún más, si uno se lo propone y tiene uno mucha paciencia, sin llegar a cabrearse porque tarde en acostumbrarse o no te haga caso. Y hablando de columpios, tengo que decir que hay que asegurarse que no sean chapuzas, porque si se suelta cualquiera de los ejes y se queda suelto, se pueden lisiar con el extremo puntiagudo metálico, pongamos por caso. Lo mejor es dejar tranquilo al Canario los primeros días, hasta que se acostumbre a su territorio y a lo que le rodea, ya que de lo contrario siempre será del tipo asustadizo. Como es lógico nunca se sabe, y habrá algunos que costará más trabajo adiestrar. Pueden salir traviesos, aunque en ellos es normal verlos hacer travesuras, como tirando de algún hilo o de tu pelo, etc. Si dedicas algunos minutos del día a jugar con ellos o simplemente a observarlos, con ello puede que el Canario incluso se vuelva más manso y confiado con su dueño. Las peleas entre Canarios en una misma jaula suelen ser frecuentes, si no se llevan bien, o luchan "a muerte" por un trozo de lechuga o de bizcocho. Dichas peleas parecen más peligrosas de lo que realmente son, aunque se les debe vigilar por si acaso se estropean el plumaje (al picotearse) o se quedan sin cola o encima del pico (frente) se queda sin plumas por culpa de alguno, separando si se cree conveniente al presunto "agresor". Si es posible, mejor no juntar a un Canario con una especie de pájaro diferente, pues puede ocurrir que se lleven mal, y le picotee en las patas y haga sufrir al pájaro. Con los periquitos raras veces consiguen entablar una verdadera amistad, aunque puede darse el caso de que se peleen. Yo experimenté ese caso, y tuve que sacar inmediatamente al Canario de la jaula, porque pretendían pelearse en seguida, persiguiendo sobre todo el periquito al Canario, aunque el Canario también le hacía cara, de forma arrogante al principio, estirado a tope y aleteando; parecía una auténtica batalla. Lo mejor como digo es que no convivan dos especies distintas, sobre todo teniendo en cuenta que los Canarios son más indefensos que otros pájaros. Hay que tener mucho cuidado con no olvidarse suelto al Canario, porque hayas dicho de sacarlo de la jaula para un momento, que ya se han dado algunas catástrofes de pisotones y aplastamientos en un sofá por ejemplo (pobres inocentes indefensos), luego esto es muy importante para no dar lugar a disgustos y todo por equivocaciones humanas (hay que vigilarlo continuamente para saber su paradero en todo momento, y tenerlo controlado bien, siempre a la vista minuciosamente por si las moscas). Afortunadamente yo nunca he experimentado eso. Yo soy un mero y simple aficionado, pero estos consejos no están de más hacerlos saber para que los tengamos presentes; de hecho, siempre viene bien recordarlos, que pueden llegar a ser de fácil olvido (ojalá no lo sean).
   El baño es un ritual con pautas muy marcadas. El animal siempre comienza probando el agua, por lo que es importante que ésta esté limpia y a temperatura media (25º C preferiblemente) y si es para beber sin cloro y con bajo nivel de sodio, mejor hervida para luego dejarla que se enfríe antes de servir, que dejada reposar, pero si es comprada para beber también vale. Pero volviendo al baño, a continuación se pone de pie en medio de ella y mediante inclinaciones del cuerpo intenta mojarse el dorso. Al mismo tiempo bate las alas con fuerza e intensidad para mojarse los flancos. La limpieza del plumaje desempeña un papel muy importante, ya sea tras el baño o en general. Las plumas, con su complicada estructura de barbas y ganchos, siempre se han de volver a alisar a fin de que puedan cumplir su función o misión. Es sabido que sólo en su estado óptimo le otorgan al pájaro la plena capacidad de volar. Así, las rémiges y las timoneras, necesarias para el vuelo, se las pasa una a una cuidadosamente por el pico. Pero con el mismo cuidado alisa las coberteras. Éstas son asimismo importantes para el vuelo, pero también para mantener una temperatura corporal correcta, como protección frente alas heridas y, a fin de cuentas, como símbolo de belleza. Cuando el canario se quiere rascar la cabeza, levanta una pata entre el cuerpo y el ala hacia delante. Este gesto parece raro, pero todas las aves cantoras lo hacen así. El mantenimiento de las plumas realiza a través del acicalamiento diario del ave en su plumaje. Toma una pequeña cantidad de grasa de la glándula del uropigio, situada en la cola, y la distribuye por las plumas. Esta glándula está muy desarrollada en las aves acuáticas para conseguir mayor impermeabilidad, mientras que en el avestruz, casuarios y papagayos no existe. La acción de frotar las plumas, las mantiene tejidas, limpias y a punto.
   Me gustaría que me escribieras (más que nada por si te gustó el artículo), y te responderé pronto en la medida de lo posible, lo normal es que sea muy rápida mi respuesta vamos.
   Es bueno colocar la jaula a una altura de los ojos (colgada de la pared por ej.) para que de esa forma no sienta miedo el Canario al acercarse alguna persona. Solamente en algunos Canarios es frecuente que sufran de unas uñas excesivamente largas, debido a su frecuente crecimiento. No suele pasar con todos, y menos aún en Canarios jóvenes. Hay que tener cuidado con el nervio de cada uña, que si son uñas claras, será visible a simple vista. En el mío las tiene oscuras, pero se aprecia si pone a observarse detenidamente. Esto ya es algo delicado, por lo que no es bueno hacerlo si no está uno seguro de que se va a hacer bien y no se va a hacer sufrir al Canario, por lo que es preferible dejarlo en su caso en manos expertas, o bien de un veterinario. El motivo de recortárselas un poco es el que pueden llegar a desesperarse y morir (en casos extremos) por no poder desengancharse de algún sitio en el que se haya enredado, como puede ser las cortinas si uno no se ha dado cuenta, o en el mismo aseladero (las barras donde se posan los Canarios, que deben tener el grosor adecuado para que el Canario pueda agarrarse bien sin perder el equilibrio). Son un mundo aparte, eso está claro, como cada animal. Es increíble la cantidad de enfermedades que puede llegar a tener un Canario, no a la vez, eso es más difícil, pero no hay que precipitarse por ello, ya que la mayoría se pueden evitar teniendo precaución de hacer las cosas bien.
   También logré (y siempre que quiero lo podría hacer) hace varios años grabar al Canario de forma excelente, ya que mientras cantaba, miraba directamente hacia el micrófono, a una distancia prudencial que llegó incluso a evitar que se distorsionase el sonido. Esto es tan sólo una muestra de las auténticas virguerías que puedo hacer con el Canario; de ahí que empezara a interesarme más por ellos. Es una prueba de que el espacio que ocupa el cerebro no define el nivel de inteligencia ni mucho menos. Lo mejor es abstenerse de comprar un Canario (siempre lo cuidará mejor un canaricultor o criador de Canarios), si uno es consciente que no va a ser capaz de atender al Canario lo suficiente como para mantenerlo sano. Si un Canario se pone enfermo, merece la pena gastar dinero en tratar de curar al Canario, que en comprar uno nuevo, a pesar del sacrificio que ello suponga y el tiempo invertido; sin embargo, no es esto una práctica habitual entre la gente que los posee, y se limitan a dejar pasar el tiempo o a remedios caseros que suelen hacer poco efecto, al no servir de mucho. Acostumbrémonos a sentir el mismo cariño por ellos que con los perros (por ejemplo), y no por fijarnos en su reducido tamaño (que no por ello valen menos) despreciar cualquier acción necesaria. Un Canario necesita ternura y eso le ayuda a continuar con ánimos de seguir viviendo.
   Bueno, pues eso es todo, hasta aquí mi sección dedicada a los Canarios, y espero que te haya servido de utilidad (siempre se aprenden cosas nuevas) y que con todo lo expuesto sirva para que entre todos nos concienciemos de cuidar a estos animalitos como es debido (ya que les hemos privado de su libertad), independientemente de cómo sea de eficaz su adiestramiento, para que vivan igual de bien que otros animales, que su derecho tienen, y ¿sabes una cosa?, aunque puede que no lo creas, lo agradecen y se les nota su bienestar y alegría.


Arriba