(Ubicación actual: www.pedrotecnologo.zz.mu/opiniondocum.htm)
Presentación >> Artículos >> Primera opinión sobre los estudios de Documentación


(es estimado)45 min

Abajo

- Mi visión particular de la Diplomatura en CC. de la Documentación -
Ventajas: Futuro prometedor (que no presente)
Desventajas: Intrusismo laboral atribuido de otras carreras
Sinceramente, desde que comencé mi primer año de estudios en esta Facultad, en octubre del '99, me he dado cuenta de la cantidad de ventajas que se me han presentado al matricularme a esta titulación (sobre todo por la experiencia de base que tiene de Escuela Universitaria): estreno de edificio con instalaciones totalmente modernas y Plan de Estudios reformado (Plan 3) ahora íntegramente en el comienzo del curso académico 2001/2002, en parte a mejor, aunque como todo es perfeccionable; no ha cambiado mucho (ha coincidido todo, qué suerte he tenido). Luego, aunque es ya secundario o accesorio (no imprescindible para superar la carrera), es la única facultad de la Universidad de Murcia que dispone de hilo musical, con lo que es normal escuchar la radio en el vestíbulo o en los laboratorios, si bien yo esa idea no la considero seria).

Tenemos además un Plan de Estudios adaptado a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (algo variado a hora con la nueva denominación de "Grado en Información y Documentación"), con asignaturas como Bases de Datos, Diseño de Sistemas Multimedia, Edición Electrónica, Diseño de Sistemas de Información, Sistemas Inteligentes aplicados a la Recuperación de Información, Telemática y Teledocumentación, Documentos Audiovisuales, Sistemas de Almacenamiento y de Recuperación de Información, etc., en fin, que está bastante ‘informatizado’, si bien podría estarlo más aún (algunas asignaturas que he dicho pertenecen a la Licenciatura, otras no). Aunque también hay otras como Estadística y Derecho Administrativo que pertenecen a departamentos de otras titulaciones. Por eso no es de extrañar que esté vinculado a otras carreras, a mí me sorprendió que se impartiera esta carrera (aunque el 2º ciclo o Licenciatura) en la Facultad de Informática de la Universidad de Valencia, pero paradójicamente es así. Pero que nadie confunda el tocino con la velocidad; yo jamás lo confundí, todo lo contrario, lo tengo muy claro y la verdad es que no entiendo por qué hay todavía quien lo confunde, aunque no es lo normal: los informáticos están para ocuparse más bien de lo referente al soporte de almacenamiento, mientras que estos estudios se fundamentan en la gestión y procesamiento del contenido informativo de los documentos, porque es en lo que se centran los documentalistas, que es lo que tienen que transmitir. Así que ya sabes, si te gusta la edición de Páginas Web, la Archivística, las tecnologías en general, dominas el inglés y/o el francés, te atraen las bases de datos y todo lo relacionado con las ciencias documentales, te recomiendo que estudies esta carrera, seguro que no te arrepentirás.

Es posible conversar de forma más agradable con los profesores, sin generalizar, siempre hay alguna excepción, cosa que no ocurría de ninguna forma en la carrera de Informática, donde el ambiente era "más inhumano" -aunque luego me recrimine algún antiguo compañero por decir esto-, y la gente se comportaba de forma más aislada, ahí cada uno iba a lo suyo (cosa normal por las peculiaridades de esa carrera). Es simplemente diferente, en la otra te buscabas la vida; en ésta también, pero hay más compañerismo; tienes la posibilidad de tener amigos de los de verdad. Eso sí, jamás me habría matriculado estando en peores condiciones, como años anteriores, en otro edificio más aislado del campus y con unas instalaciones algo anticuadas y ya (supongo) deterioradas, aparte que entonces estaría peor vista y era aún más desconocida si cabe. Para mí lo fundamental son las instalaciones, aunque no sea lo único a tener en cuenta, sino que hay varios aspectos a los que debemos concederle la misma importancia paralelamente, como la calidad de la docencia. En esta carrera sí que salimos bien preparados en cuanto a tecnologías se refiere, con mayor intensidad en la Licenciatura. En cambio, en la de Informática, muchas veces nos topamos con asignaturas que poco tendrán que ver con la realidad en un futuro, al servir de poca utilidad. Sin embargo, en la de Documentación la aplicación de las nuevas tecnologías se ha hecho patente desde un primer momento para la vida laboral.
Hay más solidaridad entre los compañeros, no existe tanta pasividad en la docencia por parte del profesorado sino que la calidad de la enseñanza es mayor, por lo que el ambiente es muy bueno.

Para mí ahora mismo es el mejor edificio del que dispone esta Universidad (claro que algún duro habremos puesto nosotros al pagar la matrícula de otros cursos para que esta obra arquitectónica se llevara a cabo ;-). Tenemos la ventaja (no ya para el resto de estudiantes de este campus universitario) de poder acceder fácil y cómodamente a la nueva Biblioteca General del Campus de Espinardo, que enlaza directamente por un anexo de la primera planta de la Facultad de Comunicación y Documentación, al estar íntimamente ligada con estos estudios.

Yo he querido seguir estudiando, aunque estoy satisfecho por haberme sacado la Técnica que tanto me ha costado. He de reconocer que si lo hubiera sabido antes, me habría metido a Documentación en lugar de a Informática (ya que en realidad me apetecía más el contenido que la programación en sí, al no tener un nivel suficientemente alto, ni antes ni después de terminarla).

Respecto a la programación, la considero un buen complemento si bien no es necesaria. No tenemos por qué saber programación, en principio no es necesario, porque necesitas que el programa ya esté terminado y disponible para que tú puedas describir su funcionalidad y sus pantallas, pero no somos nosotros (los documentalistas) los que generamos la documentación técnica interna (documentos de requisitos, análisis funcionales, etc..) sino los jefes de proyecto, los informáticos.

Para la programación hay que dedicarle mucho pero que mucho tiempo, y además es un mundo en constante evolución, por lo que nunca se termina. Por eso, lo mejor es establecerte los límites a los que pretendes llegar en un principio, esto es, tus metas principales; si no deseas seguir profundizando (de momento), pues dejas de complicarte la vida, y dices "hasta aquí quiero llegar". Aquí, o te espabilas por tu cuenta a base de realizar cursos de formación o en academias, o ya sabes que si no te buscas la vida, serás un titulado, pero poco más, debido a que la verdadera aplicación laboral no consiste exclusivamente en obtener el dichoso título, sino que además radica en tener una buena formación práctica autodidacta (si es así más te favorecerá, aunque ya lo sepas). Y respecto a la programación, la considero un buen complemento si bien no es necesaria. Ahora bien, quien tenga conocimientos de programación tendrá más facilidades para acceder a un puesto de trabajo en la actualidad, eso está clarísimo y nadie me lo puede discutir ni renegar, pero no es imprescindible; eso ya es harina de otro costal. Aunque ahora que lo pienso estudiamos programación SQL -si bien no a un nivel muy avanzado, no da tiempo a profundizar demasiado como es lógico- en la Diplomatura, y en la Licenciatura programación en Web con más detenimiento (XML, etc.).

Como pega a cursar estos estudios, están la ausencia de una cantina en donde poder desahogar nuestras cabezas (aunque no somos los únicos perjudicados), la inexplicable carencia de una fotocopiadora para los alumnos (y más inexplicable aún estando en Documentación, ¿si no es aquí, dónde va a ser sino más importante que haya?, ya me contarán ustedes), que la llegamos a tener en el curso 99/00, el cual empezó muy bien en el nuevo edificio al contar con una fotocopiadora y una biblioteca de centro (entonces bastante acogedora) que ahora forma parte de la biblioteca general para aprovechar recursos de forma óptima, y por último, que al ser el primer edificio con la climatización informatizada, pues el ordenador que controla el aire a veces se pasa de potencia o bien el termostato calcula mal la temperatura de salida del aire, aunque creo que este problema ya se ha solucionado, ya no pasamos tanto frío en las clases.

Para quien vaya a estudiar en la Universidad y sobre todo no tenga muy claro qué hacer, le aconsejo (sin intención alguna de promocionar esta titulación) que se matricule aquí (si es tu caso, seguro que no te arrepentirás en el futuro, si es que consideras que ésta es verdaderamente tu vocación y resulta que da la casualidad que se cumple), sobre todo si tienes espíritu investigador. Quien quiera conocer las noticias que han salido respecto a estos estudios en el informativo universitario de Televisión Murciana, disponibles para su visualización con RealPlayer o simplemente audio, puede verlas desde el link existente dentro de mi web personal en la sección 'Presentación'. También en el apartado "Artículos y documentos sonoros" hay un Mp3 del testimonio del nuevo decano de mi facultad, que habla sobre el futuro de nuestra carrera.

Y es que las cosas no van a seguir siempre igual, sino que tienen que cambiar; se abren nuevos horizontes ineludiblemente con el tiempo debido a los nuevos campos de expansión de estas ciencias, y esto pasará muy a pesar de muchos, sin que se vean afectados por ello, todo lo contrario.

En el año 2000 tuvieron lugar algunas novedades: salió la primera promoción de Licenciados en Documentación (también la 10ª de la Diplomatura) y se creó la Junior Empresa de Documentación (JUDOC); salió a finales de abril el número de la revista Anales de Documentación, con una participación nacional e internacional. Lo bueno de estos estudios que datan en Murcia del año ‘88 (desde entonces ha llovido bastante) es que teniendo la Diplomatura, con Complementos de Formación se puede obtener la Licenciatura en Periodismo, Comunicación Audiovisual o Relaciones Públicas y Publicidad. Además, tenemos una asignatura obligatoria (como en el resto de centros de estos mismos estudios, al ser troncal por orden del Ministerio) denominada 'Practicum', que consiste en la aplicación inmediata de los estudios al mundo laboral, mediante prácticas obligatorias del último curso de la Diplomatura. Es el medio de inserción del alumnado en la realidad profesional de las CC. de la Documentación en este caso, ayudando al mismo tiempo a dar a conocer la profesión y su utilidad en el mercado laboral.

La calidad de una titulación no viene determinada por la cantidad de alumnos que la cursan, esto suele ser una concepción errónea actual de la imagen de una carrera (ambos factores no están reñidos mutuamente). Y es verdad, la imagen social de esta carrera años atrás no ha sido muy buena, quizá por las diversas connotaciones negativas que se han venido produciendo en la profesión de los bibliotecarios desde tiempos remotos. La típica visión de los bibliotecarios -que todavía se manifiesta- ha sido la de personas con las que costaba comunicarse, en general muy estrictas con las normas y por tanto obedientes, que trabajan en sitios pasivos donde no se hace nada, con escasa iniciativa, con rechazo de la competencia y de los conflictos, con tiempo para leer, intereses humanísticos, inclinación a la subestima y falta de autoconfianza. Por eso, se ha visto esta profesión teñida de tópicos que influyen todavía hoy en las expectativas comunitarias respecto de las bibliotecas.

Ahora bien, es triste reconocer estos rasgos, pero a pesar de ello debemos ir revisando en qué medida se corresponden con realidades todavía hoy e intentar actuar con nuevas actitudes que creen una imagen más positiva en la comunidad de usuarios. Los bibliotecarios son otro tipo de profesionales de la información (y merecen un respeto que no siempre reciben); es otra profesión como otra cualquiera, aunque más rudimentaria y rutinaria, y no merece desprestigiarse, ya que una de las mayores fuentes de información son sin duda las bibliotecas (considero personalmente que no desaparecerán por mucho que evolucione la tecnología, con el libro digital, ya que constituyen una significativa parte integrante del patrimonio cultural); lo que ocurre es que las personas que ejercen este oficio suelen poseer una falta de autoestima en el desempeño de su trabajo, requieren una mayor motivación, aunque habrá de todo: quien lo haga porque disfrute consigo mismo, por mera satisfacción personal de un trabajo bien hecho (motivación intrínseca), para ayudar al usuario (trascendente) o para ganarse el sueldo o algún beneficio, como puede ser una recompensa, consecuencia de realizar la tarea encomendada (extrínseca, la más típica :-Þ). La motivación es algo complejo y por ello difícil de conseguir, que depende de multitud de factores (aspectos personales, profesionales, económicos, etc.). De todas maneras, el rol del bibliotecario está cambiando, ya no ejerce siempre las mismas funciones que tradicionalmente. Es más heterogéneo, porque sus actividades son más variadas (cursos, información, animación a la lectura, etc.).

Actualmente vemos la TV por ejemplo, y es muy común escuchar la palabra "documentación", y es que si nos damos cuenta, la información nos invade continuamente, por lo que no resulta insólito que sea un término de frecuente mención. Afortunadamente son cada vez más los empresarios que son conscientes de la importancia que conlleva una buena organización de la información en la actividad empresarial. La labor fundamental que ejerce el documentalista en la sociedad de la información está cobrando poco a poco una mayor importancia. Cada vez se hace más necesaria la presencia de un profesional que ejerza la actividad de la organización documental de una empresa, mediante la gestión y el procesamiento de la información.

Quizá la característica más notable de estos estudios es su indudable naturaleza multidisciplinar, al abarcar distintas áreas del conocimiento; de ahí se deduce que sean unos estudios genéricos (poco concretos o precisos aparentemente), lo cual es bueno, al englobar diferentes especialidades y de esta forma poder adaptar la aptitud del estudiante a la profesión que el alumno requiera. Lo bueno es el poder tener pasarelas casi a cualquier carrera teniendo superado el primer ciclo.

Que ¿qué salidas profesionales tiene? Esta pregunta es muy típica entre la familia cuando se entera que estás estudiando esto. Pues tenemos como profesiones, aparte de la bibliotecario (que es algo rutinario), la de archivero -o archivista-, documentalista, gestor de base de datos, referencista o bibliógrafo, consultor, museólogo, redactor de un periódico, diplomatista e historiador). Ah, se me olvidaba la valorada figura del webmaster.

Cada vez hay más material en la Red sobre nuestros estudios, pero al ser la Documentación una disciplina globalizadora (generalista) o ciencia multidisciplinar, con un carácter muy general y abierto, pues es difícil encontrar contenidos específicos sobre este ámbito del conocimiento, aunque afortunadamente cada vez tenemos más medios a donde acudir para informarnos. Es el caso de mi humilde página Web, donde encontrarás trucos y enlaces de utilidad para internautas, entre otras cosas (sin llegar a regalar nada, por lo que no es oro todo lo que reluce, sé perfectamente lo que hago porque se presupone que no habrán prácticas resueltas ni trabajos, al no ser partidario de que todo el mundo se aproveche del esfuerzo ajeno, se entiende).

El problema radica en que tiene que ser reconocido nuestro trabajo y hay que acabar definitivamente con el intrusismo laboral atribuido de tiempos atrás por parte de otras carreras (ejemplo, para trabajar en una institución museística, se compite con los Licenciados en Historia del Arte y por qué no, con los Licenciados en Bellas Artes, pero que quede claro, las funciones de cada uno no se solapan, ya que cada uno tiene la suya); el problema es que debe haber una planificación correcta de los recursos humanos, delimitando claramente la función de cada trabajador o funcionario, es decir, saber lo que se necesita para que el museo prospere y satisfaga las necesidades de los usuarios. Por tanto, se recomienda en esta carrera una especialización para precisar tu campo de estudio (como el campo de la Estadística o la Cartografía que es bastante interesante, sobre todo éste último tiene mucho que mejorar, aunque los Licenciados en Geografía tengan mucho que ver con esto, que está claro que también pintan en este tema y mucho, pero los documentalistas tienen mucho que decir en esto, por eso la clave para mí es un equipo interdisciplinar), al ser algo abstracta en principio y muy amplia, que es de lo que adolecen estos estudios. De esta forma se tienen más posibilidades de encontrar empleo, porque claro está, uno no lo puede abarcar todo ¿verdad?

Sin contar a los privilegiados que tengan trabajo o con conocimientos autodidactas o en cursos de formación, estamos por lo general en la misma situación en el mercado laboral (por ello la rivalidad es nula, se podría decir que a simple vista no existe competitividad, o sea, que no hay máscaras ni falsedades), pero nuestras condiciones mejorarán sin duda alguna cuanto más tiempo pase. Además, el futuro de esta Facultad y las del resto que imparten estos estudios pasa indudablemente por la comunicación (de hecho, quieren implantar esos estudios), para lo cual tiene que haber una buena interacción entre profesores y alumnos, que la hay mayoritariamente en nuestro caso (aunque claro está, dicha interacción sea siempre en mayor medida entre alumnos, "inevitablemente", por estar en el mismo gremio).

Que no piensen los estudiantes de otras carreras (sobre todo de Humanidades) que les estamos quitando el trabajo; en realidad los documentalistas son otro tipo de profesionales más, y no menos importantes, cada uno está en el lugar que le corresponde (en el contenido o en el soporte si hablamos del informático por poner un ejemplo) y no está para nada reñida la Informática con la Documentación, ya que no se puede prescindir de ella al resultar inevitable su uso, además de ser indispensable para su aplicación en las tecnologías de la recuperación de información, así que, que por favor, que nadie se nos confunda, ambas profesiones pueden coexistir simultáneamente, ya sea como equipo interdisciplinar, como médico/documentalista, pero es posible respetarse mutuamente la profesión en la que cada uno es especialista. Nuestra profesión tiene que ver con el sector o industria de los contenidos de la que tanto se oye hablar. La informática está ligada estrechamente a la documentación de forma ineludible, y habrá a quien no le guste, pero es así, las cosas como son, y el principio de todo esto son las Bases de Datos. Es más, me atrevería a decir que esta carrera en concreto va a ser de las que más futuro tendrán a medio/largo plazo; de hecho hace un tiempo lo anunciaron en las noticias de La 2; según me contó un compañero, el presentador dijo con tono incrédulo y extrañado "¡Biblioteconomía!", o sea, como siempre el término que desprestigia hizo mención (como era de esperar, reconozco que es poco afortunado el nombre), aunque lo acepto en principio, por ser su nombre, y esto lo dijo como sorprendiéndose, según me contó este amigo.

Actualmente existe la tendencia a pensar que los documentalistas son los que se dedican a redactar documentos exclusivamente (este párrafo lo pongo como resultado de una discusión surgida en la lista de distribución de correo IWETEL, relacionada con este campo del saber -cito la fuente, luego no es plagio y además tengo el consentimiento de los autores-, que se originó el 15 de marzo de 2001 y que causó un intenso revuelo en cuanto a participación de mensajes dándole a esta lista de discusión más vida si cabe de la que ya tiene); ese pensamiento es erróneo, nosotros no somos redactores técnicos, al ser nuestra dedicación la gestión y el procesamiento de la información, como ya he dicho anteriormente.

La redacción de escritos la suele hacer el redactor técnico especialista en la materia que está tratando, aunque no queda descartado que lo haga un graduado en estos estudios, pero no es lo frecuente, entre otras cosas porque no estamos obligados a conocer una materia en profundidad (aunque tampoco venga mal al ser lo ideal especializarse), a no ser que hayas hecho una intensificación o si procedes de otra titulación y estás haciendo los complementos de formación para la Licenciatura. Quien debe documentar un proyecto informático son los ingenieros (que lo hacen por lo general muy mal), no los de estos estudios, ya que son ellos los especialistas en la materia y los que saben mejor que nadie los objetivos del programa que están diseñando, al conocer con profundidad su modo de reacción ante determinadas circunstancias y factores, y su verdadero funcionamiento, luego que no nos atribuyan en todo caso ese trabajo porque no es cierto, la labor es de ellos. Esa tarea no les corresponde a estos diplomados; se les encomienda a los diseñadores de proyectos informáticos, que son realmente las personas más apropiadas para la redacción de textos técnicos.

Si habría algo que los documentalistas "al uso" podríamos hacer, sería estandarizar todos los procesos documentales y los flujos de este tipo de documentación en el departamento o en la empresa, y también su archivo, ya sea físico o a través de un sistema de directorios en red, también podríamos establecer los sistemas de acceso y recuperación de esos documentos, su codificación, su clasificación, en fin, todas las tareas que SÍ estarían asociadas a nuestro perfil profesional real.

Sin embargo, incomprensiblemente, las empresas no están interesadas en que realicemos esas tareas, lo único que requieren de un documentalista de aplicaciones informáticas es que redacte sin cesar para que salgan los manuales y los consultores puedan vender los productos informáticos y la empresa facture sin parar...

Por eso estoy cansado de que al redactor técnico se le llame documentalista. Un documentalista puede desempeñar este trabajo, pero llamarle así equivoca sobre cual es nuestra profesión real y sería necesario que se le denominara "redactor técnico".

El problema se encuentra en la ambigüedad de ambos términos. Ah! se me olvidaba: el hecho de que las empresas soliciten licenciados en otras carreras tiene que ver con el tipo de programa que desarrollan y para qué sirve, ya que cuando redactas tienes que conocer a fondo qué y cómo hace el programa, y si tiene que ver con la química, piensan que un químico entenderá mejor su funcionalidad.

Por lo tanto, ser documentalista no siempre es sinónimo de una persona generadora de documentos exclusivamente. Si queréis tener el listado completo de mensajes en torno a este tema tan intensamente discutido en un documento de Word mándeme un correo electrónico ya que no sé cuándo volveré a subir algún material de apuntes de la carrera, tras funcionar mal el último servidor, en principio no tengo pensado subir más material de la carrera, aunque haya muchos servicios para hacerlo.

Ojito, lo de escribir lo puede hacer cualquiera en principio, y no siempre se logra hacerlo bien, lo mismo que la tarea de resumir, que está muy bien pagada en Estados Unidos (aunque el objetivo de esta opinión no es darla de forma resumida), pero que es una labor humana principalmente, y no del ordenador (que no lo hace correctamente), al hacerlo sin coherencia y porque a día de hoy no existe ningún programa que haga un resumen de un texto a la perfección. En nuestro caso, debemos concienciarnos de que resumir no es tarea fácil, porque se presupone que antes habría que dominar la materia del texto a tratar, lo cual no siempre se realiza sin dificultad.

Por otro lado, aquí (en contra de lo que pudiera parecer al principio) no nos regalan nada (sólo faltaba eso, sería poco serio), y eso es de esperar sabiendo que estamos en la Universidad (enchufes aparte). Esto lo digo porque hay quien piensa lo contrario, pero no, también hay que ganárselo, y estudiar mucho (como en todo). Por eso, quien piense que esta carrera es de las más fáciles se equivoca, porque hay que estudiar bastante. Y esto lo digo porque pensar que es fácil resulta ser la tendencia habitual. Lo que pasa es que cada carrera tiene su dificultad y punto, pero ya está. No se puede comparar a la de Informática en las prácticas claro está ni en la comprensión de los contenidos que hay que estudiarse por ejemplo, por tratarse de una Ingeniería, pero muchas veces te resulta imposible sacarte la carrera en 3 años (entre asignaturas que se te resisten y créditos de libre configuración), me refiero, como no, a la Diplomatura. Por ello, considero que hay que estar dentro para poder conocer algo y entonces emitir un argumento válido, y eso antes de hablar sin criterio para equivocarse al no haber experimentado la carrera en cuestión que se critique. Es decir, hay que contemplar la realidad desde dentro, es entonces cuando conocerás los obstáculos y tendrás que afrontarlos, eso sí, desde fuera quien no sabe ni conoce pues lo ve todo muy bonito; no se puede decir que es fácil aprobar sin conocer algo.

A la Universidad hay que entrar sin ninguna prisa (tampoco durmiéndote en los laureles, sin prisa pero si pausa, la constancia es la clave, pero término medio porque también hay que dedicarle su tiempo al descanso). Así que ya sabes, aquí o en cualquier otra titulación, o vienes con calma o estás perdiendo el tiempo, porque también hay que dedicarle lo suyo, y esto es igualmente aplicable en el caso de estos estudios, es una afirmación totalmente válida.

Como curiosidad adicional, he de decir que en la Facultad de Medicina de Murcia, resulta que tienen 3 asignaturas relacionadas con estos estudios (por algo será), que son: Historia de la Medicina y Documentación Médica (y a la inversa, nosotros tuvimos en primer curso "Historia de la Ciencia", que nos impartió como optativa un profesor de la Facultad de Medicina); Medicina Legal y Toxicología; Deontología y Legislación Médica (se corresponde con Legislación en Información y Documentación de la Licenciatura); Gestión de Sistemas de Información Sanitaria; y Métodos y Técnicas Documentales de la actividad médico-científica y clínica, con lo que parte del desprestigio que tiene de tiempos atrás se pierde.

En los últimos meses se han venido evaluando las titulaciones de la facultad, mediante un informe público de autoevaluación objetivo y crítico sobre la realidad actual de las condiciones docentes, investigadoras y de gestión administrativa del centro, disponible en la web http://www.um.es/web/comunicacion/contenido/calidad . Después vino un comité de evaluación externo formado por representantes de otras facultades y profesionales del sector, que examinó (aunque para mí superficialmente, a pesar de que sea buena) la docencia y demás factores externos. Por último, se redactó un informe final de calidad por parte del comité de evaluación, con lo que se concluyó el proceso de evaluación de estos estudios (ahora lo llaman «calidad» porque está visto que suena mejor; en fin, estética de la palabra y para eliminar connotaciones semánticas de que uno se sienta vigilado y evaluado siendo profesor, bah, tonterías). Algunos aspectos se podrán corregir a corto plazo y otros se mantendrán tal cual al suponer más dificultad para su resolución o requerir mayor tiempo, por lo que habrá que aceptarlos tal como son. Claro, se nota que esto lo hacen para recibir una mayor financiación por parte del Ministerio para sus recursos. Un profesor nos lo dijo paradójicamente, aunque eso ya se sabe, que esos objetivos se consiguen gracias a toda esta parafernalia de dejarse evaluar y meterse en ese follón de visitas, encuestas, inspección en las aulas de la docencia, reuniones, resultados de las actas y pronunciaciones a favor y en contra. No fue mi caso cuando inspeccionaron la docencia, no creo que les haya dado tiempo a mucho, luego desconozco hasta qué punto lo hicieron, pero me parece que "poco poco". Que luego se lo tomen los profesores en serio o no es otra historia.

El mes de junio comenzaron a impartirse, hasta diciembre, los cursos de Postgrado en Los Alcázares, adscritos a esta facultad, cuya oferta consiste en 3 títulos: el de Máster, el de Especialista y el curso de Formación, con sus respectivas diferencias. Se trata del I Máster en Periodismo y Comunicación Audiovisual, que como dice un titular de una de las noticias que tengo digitalizadas y que están visibles en formato JPG, podría ser la antesala de la implantación de esas nuevas titulaciones (se están cursando desde el curso 2002/2003) . En esa página tengo digitalizadas las noticias más importantes publicadas sobre estos estudios en Murcia, es decir, las que me parecían más interesantes.

También, como punto negativo, hay que señalar que la Escuela de Prácticas Profesionales que se pretendía crear (que sería la primera española) ha sido un proyecto que no ha podido salir adelante, por lo que esperemos que en un futuro próximo esto cambie. Por tanto, el convenio que se quería establecer entre las empresas de la Región y la propia Universidad al parecer ha fracasado, aunque no estoy muy bien informado al respecto.

Quien por desconocimiento critique esta carrera por considerarla rara o sin salidas profesionales, que sepa que está muy equivocado, ya que tiene un futuro muy prometedor. Hay que tener en cuenta que lo que hace progresar a las empresas es la información, al ser un bien intangible que genera riqueza y un recurso imprescindible.

A primera vista, puede resultar extraño que defienda esta carrera (porque está claro que no es lo normal), pero ha ocurrido al percatarme de lo que realmente me gusta. He descubierto lo que creo que es mi verdadera vocación, ya que la otra titulación no me entusiasma tanto para ejercerla como actividad profesional en principio (no es que sea tonto, sino que hay que tener un buen nivel de programación que yo no tengo). Claro que sería absurdo tirarme piedras sobre mi propio tejado, lo lógico es defender mis actuales estudios a capa y espada, que es lo que afecta a este colectivo.

Espero que, después de este artículo, nos miren con otros ojos, y no con desprecio como es habitual, al estar de moda lo de menospreciar una carrera sin conocer, ya sea por parte de estudiantes de otras carreras o de un empresario no concienciado, por citar a algunos. Me conformaría con que quien lo necesite haya entendido el concepto de esta carrera.

He intentado que el presente texto no resultara aburrido, señalando con suficiente detalle los aspectos que consideraba más relevantes y que creo que conviene señalar, sin llegar a ofender a nadie, y que casi seguro son de interés para al menos los que lo desconocen. Perdonad todo este rollo, pero necesitaba desahogarme aprovechando este medio de expresión, dadas las críticas existentes hacia estos estudios de tiempos atrás. Gracias por tu tiempo.

Arriba

Volver a página de introducción a la teoría