(Ubicación actual: www.pedrotecnologo.zz.mu/reflexiones.htm)
Presentación >> Artículos >> Últimas reflexiones de mis estudios


(es estimado)40 min

Abajo

- Últimas reflexiones en torno a esta disciplina -

No he elegido estos estudios de carácter tan especial (como sabes, debido a su multidisciplinariedad) porque me haga ilusión ejercer la profesión, las cosas como son, aunque me guste, sino porque de algo hay que vivir. Por definición, el trabajo en general, si no es en su justa dosis, no gusta a nadie, y si gustan las tareas y el jefe no es el ideal, todo el mundo procura de cara a los demás que se note poco. Eso significa que todos somos unos falsos y que es puro teatro lo que se hace en cualquier sector. Soy partidario que haya un equilibrio entre la comunicación formal e informal para que uno se sienta cómodo y a gusto y la organización funcione mejor, siempre todo en su justa dosis o medida, como es lógico, nada de excesos. Esta labor es un trabajo arduo, y sin pretender ser racista, es un "trabajo de chinos", que no se ve (re)compensado con la oferta existente en el mercado laboral, que no da abasto, además de no valorarla en su justa medida, en proporción con el esfuerzo realizado para conseguir el objetivo, y muchas veces es un trabajo intelectual. Eso es lo que motiva quizás (al menos en parte) la baja autoestima existente a la hora de trabajar por parte de estos graduados, aunque siempre hay excepciones. Con esto quiero decir que puede que sea mi vocación, pero que eso no implica que me guste necesariamente desempeñar una tarea documental, sino que simplemente lo veo interesante para el progreso de la Humanidad y su quehacer diario, pero poco más. Preferiría entonces que mi labor la desempeñara otra persona, porque hay que tener en cuenta que aquí pocas veces hay término medio: o eres un monstruo en en varias materias determinadas (no diría yo en una específica siempre) o no vales, te menosprecian tu trabajo. Bueno, tampoco se merece ese trato a estos profesionales. Como dice mi proverbio popular favorito, ("Es más hermoso saber algo de todo que saber todo de una cosa; esta universalidad es más bella. Si se pudiera tener las dos, mucho mejor; pero es preciso elegir", de Blaise Pascal), una persona no puede saber de todo; vamos, ni que estuviéramos obligados a ello, que da la impresión que por el mero hecho de llamarse "documentación" tiene que ser necesariamente así, por narices, luego no caigamos en ese error por favor (y esto va también destinado a los empresarios y encargados de selección de personal y demás responsables del departamento de RR. HH). Lo bueno que tiene es que es quizás precisamente su amplitud -o al menos debería ser así, y si no lo es a día de hoy, lo será con el tiempo, eso espero, pero bueno, el tiempo ya lo dirá- lo que contribuye a que proporcione mayores salidas profesionales, está claro que la amplitud y la generalidad de la información lo posibilita, sin apenas darnos cuenta, luego no es culpa de los que la estudian que esto sea así, sino que se tiene que asumir, las cosas como son.

En consecuencia, considero que hay que saber -siempre es preferible- un poco de todo (pero teniendo clara nuestra especialidad y sin usurpar el puesto a nadie ni sus tareas) que saberlo todo de una misma cosa, yo soy de los que piensan eso, ya que lo único que les falta a los empresarios que pidan es que uno sepa hacer el pino con las orejas, luego esto es así lamentablemente y no tiene más vuelta de hoja, hay que asumirlo. Parece que en cierto modo la tendencia futura es buscar profesionales de conocimientos heterogéneos, es decir, con cultura interdisciplinar, al salir más rentables a la empresa, porque no necesita tanto personal especializado, su personal tiene una formación más completa, pero esto es discutible, no me hagáis mucho caso, no se puede predecir el futuro, eso se podrá cumplir hasta cierto punto, dependiendo de las circunstancias, pero todavía es algo expuesto a la reflexión, sigamos meditando, pues. Para ser conscientes de la importancia de esta ciencia, debemos pensar que prácticamente cualquier problema se reduce a una falta de información. Y lo digo porque puede que no tenga razón. Por eso, hay que exponerse a la formación continuada, con tanta competitividad que hay hoy en día. Es más fácil decirlo que hacerlo, lo reconozco.

Está claro, hoy día está el listón muy alto para ejercer una profesión relacionada con la documentación, no lo ponen nada fácil si es que quieres que te reconozcan como un profesional. Si a estas exigencias sumamos el intrusismo profesional, el escaso reconocimiento social, la explotación y pésimas condiciones, nuestra labor poco definida y el bajo salario llegamos a la conclusión que es una profesión muy difícil de ejercer. Así que tal y como están las cosas a día de hoy me da igual sacármela que no, el caso es que es un poco por presión de los padres, eso siempre pasa, por gusto de tener algo más, aunque lo mismo me encapricho, a pesar de los obstáculos e inconvenientes que me puedan surgir (y si es que me lo puedo permitir), de cursar la carrera de la Licenciatura en Pedagogía, Diplomatura en Relaciones Laborales o Gestión y Administración Publica para completar y complementar mi formación académica, en fin, ya veremos lo que hago, no lo tengo muy claro aún, pero lo que sí está claro es que digo de hacer otra carrera más que nada porque hoy en día para poder trabajar de forma decente te exigen tener dos carreras en ocasiones, debido a la alta competitividad existente en cuanto a requisitos mínimos exigidos. Por eso es muy importante tener algo que sea diferenciador en el currículum: hoy en día todos tienen carrera, saben inglés y han hecho prácticas o un postgrado, eso no diferencia. Una experiencia laboral en el extranjero, un segundo idioma aparte del propio natural, un MBA (máster) de prestigio o una segunda titulación sí son señal de inquietud y una posible ventaja competitiva a la hora de encontrar empleo. Yo tengo mis motivos por los que escogí estos estudios, y es que fui lo más "parecido" que vi a los estudios de informática, o por lo menos, que tenga una mayor relación, debido a las TIC, que están a la orden del día. Ya sé que no es lo mismo, que van por otra línea estos estudios, más centrados en el contenido, pero sigue viéndose difusa la disciplina documental debido a que cada día resulta más difícil separar la estructura informacional del contenido informativo de un documento (el soporte se implica muchas veces en la estructura, lo que lo hace verse difícil distinguir del contenido). Existen otras motivaciones como el estreno de edificio y el plan reformado, aunque esto último sea más secundario, ya que no lo es todo. Ni loco me habría cambiado si no fuera porque dio la pura coincidencia que el año académico 1999/2000 se iba a inaugurar la sede de la facultad, y todo por casualidad, me vino bien; de lo contrario no me habría matriculado en estos estudios. Estrenar nuevas infraestructuras siempre proporcionar un estímulo más, aunque luego no sean tantas como quisiéramos muchas veces, al no disponer de muchas aulas grandes (aunque no hagan falta de momento), y por no ser más grande el edificio en plantas.

Yo, si te digo la verdad, hubiera preferido ser arquitecto, sí, así como lo oyes. Sinceramente, lo prefiero a cursar cualquier otra carrera como ésta, ya que estará siempre más valorada y justificado su campo de actuación. Hay bastante gente que se queja en la lista de distribución IweTel sobre estos estudios, que, sin pretender criticarlos, se arrepienten de haberlos estudiado, pero no porque no sean útiles en sí mismos, eso dependerá de cada plan de estudios y la calidad de la docencia básicamente, sino por lo siguiente: es muy difícil ejercer esta profesión, ya que para que te reconozcan como un profesional competitivo y no ejerciendo un rol tradicional (que es lo que interesa para que prospere nuestra función), tienes que ser un sabio, un "fuera de serie", que es lo que conviene, hay que leer mucho, si quieres ver que te reconozcan el avance de tu profesión, que sirve de paso de progreso para tu capacidad intelectual y desarrollo y evolución de tu carrera profesional. Está claro (y lo veo fenomenal) que la tendencia es a complicar las cosas, que es como debe ser, y es que eso constituye el punto de partida para que una carrera obtenga méritos y se valore adecuadamente por la sociedad, es decir, que coja prestigio. No se puede quedar estancada, sino que es una disciplina universitaria joven y con un futuro prometedor, con variopintas líneas de investigación y múltiples posibilidades, por lo que es un campo científico aún sin explotar lo suficiente (si bien se ha trabajado mucho al respecto) y que nunca se termina de aprender al estar en constante evolución por los nuevos avances en la materia. Yo comprendo que hoy día resulta difícil imaginarse para qué puede servir la documentación. Hasta yo mismo muchas veces me he planteado esa pregunta, que no deja de ser un dilema que en su momento necesita resolverse con urgencia para que la conciencia esté tranquila. Uno de los problemas que le veo es que parece como si estos estudios sirvieran de excusa para que te exijan saber de muchas cosas, tampoco hay que pasarse, hasta cierto punto lo veo bien. Igual que nadie lo sabe todo, ese compromiso no lo podemos asumir, sería mucha responsabilidad acaparar muchas tareas, que son función de otros titulados, lo veo poco ético.

En principio me quedaré aquí; aunque no me gusta encasillarme, que quede bien claro, no soy de ideas fijas, sino que puedo cambiar de idea en cualquier momento; esto es así de triste pero tan respetable y asumible como otra cosa. Estamos en este mundo para rectificar ante nuestras equivocaciones, siempre se está a tiempo (incluso para estudiar nuevas tecnologías, debido a su dinamicidad, las que caen en el desuso por dejar de estar de moda, y por el surgimiento de otras nuevas o bien otras que fracasan como el WAP, luego ¿de qué te sirven haberlas aprendido?, de poca cosa a la velocidad que va este mundillo, por no decir nada por el poco tiempo de uso). Si fueramos perfectos, todo marcharía sobre ruedas, la vida no tendría mucho sentido si esto fuera así.

Y volviendo a lo de ser arquitecto; no la he estudiado debido a que para ello hay que tener vocación, y yo considero que no estoy capacitado para el dibujo técnico, no tengo esa cualidad o dote artístico, ni mucha imaginación. Si bien como dije en la entrevista que me hicieron (y a otro compañero) en la revista 'Campus', como puedes leer en la segunda columna de la tercera página del PDF -en total son 4 las que concedieron al reportaje de nuestra facultad- esto no fue algo definitivo, tal y como digo en esa penúltima página, ni que me preocupe en exceso superarla o no, no dependo de la Universidad solamente (ni nadie debería), no me quemo con facilidad, y quien dependa es que es un "pringao", así de claro, con todos mis respetos, diplomáticamente hablando. Sino que al final lo que cuenta es adquirir conocimientos, no la "titulitis", que está tan de moda en tantos estudios; debemos concienciarnos que salimos con una buena base, bien preparados, pero que no deja de ser una base, no debemos autosatisfacernos (o autoconformarnos) con la formación académica que imparte la Universidad, ya que existe gente muy valiosa que no está graduada necesariamente, sino que se ha buscado la vida de su cuenta. El título no es para tanto, se le debe conceder menos importancia de la que se le da actualmente (por moda y tradición se le otorga más de la que se merece), y debemos enfocar esa importancia a la persona, pero no por el mero hecho de no haber conseguido graduarse esa persona está peor formada, sino que todo lo contrario, porque dependerá en buena medida de su "saber hacer". Por lo tanto, el título es muy respetable, sí, pero hasta cierto punto. Lo que realmente importa es que uno haya sabido aprovechar al máximo ese tiempo cursando estudios superiores, que le haya servido de provecho para prepararse como base a fin de ir avanzando en conocimientos para ser cada vez más profesional en la materia de que se trate. Pero no siempre es culpa del alumno, no tiene por qué ser así en todo caso, porque puede ocurrir que las prácticas sean una basura, y por lo tanto, una pérdida de tiempo, y encima imponiéndose como obligatorias e indispensable su asistencia para superar una asignatura.

En cualquier caso, aquí también se puede llamar uno arquitecto (de información) si se te antoja, todo es cuestión de proponérselo, pero que cada cual se ponga el apelativo que quiera, aunque no existe una normalización clara a este respecto. Es que ya no es lo mismo, me refiero al tema de la arquitectura, luego hablamos de construcción, que es algo mucho más específico que el de la información en sí. Luego suena a intrusión pretender ejercer una labor de arquitecto, no sería lo suyo, al no tener esos conocimientos, y quien lo haga está equivocado. Otra cosa es que el carácter tan abierto que tiene la información permita ejercer nuestra disciplina en variopintos lugares (incluso manejando el AutoCAD que sería más propio de un arquitecto o ingeniero de caminos para diseñar un puente o el plano de una casa), de modo que el ejercicio de esta profesión puede llegar a ser amplio, pero debemos tener cuidado de no caer en el error de suplantar el puesto a alguien en cualquier caso, sino sólo si las circunstancias lo permiten. Estoy en contra de la usurpación, lo mismo que hacen con nosotros, pero a veces no queda más remedio si quieres conseguir algo.

Total, si al final nuestro trabajo consiste básicamente en facilitar la búsqueda de información (de cualquier tipo) a todo el mundo, todo sea por mejorar la calidad de vida, no me explico entonces a qué vienen tantos obstáculos con algunas asignaturas que sobran del plan de estudios y que sólo sirven de relleno cuando podrían darnos una mayor preparación en otras materias (está claro) como ofimática, luego no le encuentro sentido.

Que conste que si yo la he elegido ha sido porque siempre me he mostrado interesado en el tema de estar bien organizado, planificarse y tener las ideas claras, más bien por eso, aunque no sea el único cometido de la carrera. Además, debemos saber diferenciarnos de los periodistas, que no siempre comunican con tanta objetividad como debieran.

Al final lo importante es aprender (digan lo que digan, y se reproche lo que se reproche por intereses ajenos), ya que no siempre por el mero hecho de superar una carrera se sabe muchísimo más que quien no la ha superado, negar esto sería una falsedad, una falacia, un autoengaño, ¿no os parece? Luego ésa es la verdad y lo demás son tonterías. Sería absurdo pensar lo contrario. Eso es como si me atreviera a decir que por ejemplo un médico por el mero hecho de haber estudiado Medicina (que es lo necesario en este caso especial) ya te pudieras fiar de él, sobre todo si acaba de terminar la carrera. Pues no, no vale un médico cualquiera como todos sabemos, hay unos con más prestigio que otros, quieras que no, siempre se colará alguno sin colegiar (a pesar de ser la colegiación una ley de carácter obligatorio); por otro lado hay que tener en cuenta la experiencia profesional, la formación complementaria (másters, jornadas, etc.), la participación en proyectos, su certificación profesional -métodos de recertificación/revalidación en parte basadas en la opinión de los pacientes; la formación continuada, las hay incluso a nivel internacional-, su historial de operaciones quirúrgicas, con éxito y fallidas, o sea, la tasa o índice de aciertos y errores (que si está documentado, será confidencial, pero es un factor que influye decisivamente en el éxito o no de una operación), aunque eso ya dependerá de las circunstancias y de cada paciente, que estoy tocando como ejemplo un tema muy delicado, al que siempre el que se somete se expone a un mínimo de riesgo, pero riesgo al fin y al cabo. Pero sobre todo es la experiencia lo que manda, la exitosa claro, y esto es innegable, luego a cualquiera no podemos considerar un profesional (que lo será más en aspectos teóricos, no digo que no lo sea del todo), porque a efectos prácticos la cosa cambia, profesional lo será parcialmente en principio. Por todo esto, resulta evidente que inevitablemente algunos médicos adquieran más popularidad que otros, si hablan de su buena acción. El caso es que los planes de certificación no siempre son herramientas que garantizan la detección de los médicos incompetentes, problema que debe resolverse por otros medios, y esto se debe a que la calificación de los exámenes libres -en el ámbito internacional- no tiene consecuencias en la categoría del médico como especialista, no incide directamente, luego su repercusión es mínima. Creo que ha quedado claro.

Es de importancia señalar, volviendo a la Documentación, que al final esta carrera se termina haciendo complicada (es la clave para triunfar, claro) y es su tendencia inevitable, tanto con el transcurso del tiempo en la formación académica (por el surgimiento de disciplinas emergentes o nuevas tendencias de investigación que sean destacadas para nuestro reciclaje) como por la formación extracurricular por parte del alumno (si es que pone voluntad para aprender de forma autodidacta o a base de cursos de formación en academias, o de promoción educativa). Considero que la información es tan compleja como ella misma lo es por su propia naturaleza. Pues bien, a pesar de esta frase que me inventé en su momento, aunque no sea nada nuevo ni pertenezca a ningún autor, muchos excompañeros de Informática piensan que nuestra carrera es fácil o que se le da más importancia de la que tiene por parte de algunos profesores, o que nos venden un tranvía que es la Sociedad de la Información cuando la realidad es otra, bien distinta. Bueno, la verdad es que parte de razón tienen en esto último (es más, creo que es bastante cierto por parte de algunos profesores, luego estoy de acuerdo), pero de sencilla nada como pensaban al principio (ya se mentalizaron que en ningún sitio regalan las cosas, lo comprendieron de inmediato por ser universitarios, es lógico, pero al principio les costó), como explico en mi otra opinión de forma más desarrollada.

Como ya dije, a mí me gusta hacer las cosas con calma, soy lento para muchas cosas, pero para otras soy más rápido, depende de lo que estemos hablando. No interesa por tanto acelerar el tiempo, sino que hay que vivir en el presente, eso sí con la mirada puesta en el futuro, pero insisto en que hay que vivir el presente. Además, así nos haríamos viejos en poco tiempo ;-). Mi gran defecto (el más gordo creo yo) es que me tomo los estudios demasiado a pecho, más de lo que realmente debiera.

En las otras dos opiniones escritas sobre este tema, el comentario crítico-constructivo está más actualizado y es por tanto más extenso (ha sido donde más me he enrollado, y por tanto tiene mayor completitud de detalles y aspectos que quería señalar), y la otra que la he llamado "mi visión particular", dice cosas comunes relacionadas con otras ideas y hablo sobre cosas distintas del mismo tema. Lo que repito siempre está redactado de otro modo. Perdonad la redundancia en la expresión. No sé si pensarás igual que yo (no todos pensamos igual, luego comprendo que no tiene por qué ser así necesariamente), por eso me gustaría conocer tu opinión o punto de vista al respecto.

Conclusión: que no compensa el esfuerzo a realizar ni los conocimientos exigidos en la carrera ni los que te piden para ejercer la profesión como Dios manda, es decir, con un buen sueldo acorde al trabajo que desempeñas y a la complejidad de tu tarea o pesadez (no tiene por qué ser complejidad necesariamente), y todo ello teniendo en cuenta que se ajuste a tu perfil profesional, que se corresponda con el objetivo de la carrera y no que no estés haciendo algo que no tenga mucho que ver con los contenidos que has aprendido en la carrera y de tu cuenta. Esto último a día de hoy ya es más difícil que pase, pues suele diferir del contenido de la carrera habitualmente, aunque no siempre, dependerá de las circunstancias, de cada caso en particular. Lo mismo me da por estudiar otra carrera más, porque posiblemente no sea suficiente con ésta. He apostado por estos estudios (sobre todo porque siempre me ha gustado estar bien informado -¿a quién no?-, y por su carácter enriquecedor y de organización), pero eso no significa necesariamente que me encasille. Soy una persona, luego puedo cambiar de idea o equivocarme, si me defrauda. Ya veremos lo que pasa. Puede ocurrir que al final termine ejerciendo cualquier otra cosa, independientemente de lo que haya estudiado.

Al principio se puede pensar que en esta carrera, a pesar de no ser fácil, seguramente uno es conocedor de mucho y experto de nada. Bueno, eso no es del todo cierto si nos fijamos en los contenidos de la misma. En cambio, en mi caso, quizás ocurra eso, porque eso mismo aplicado a mí en el tema de Internet (conocimientos telemáticos) se cumple. Pero generalmente en la carrera, al menos al principio, de mientras no te especializas en algo se puede decir que se cumple parcialmente, visto de este modo.

Arriba

Volver a Artículos